El fútbol es el deporte universal por excelencia. Desde pequeños, los padres, casi por inercia, hacen que sus niños más pequeños se involucren en este deporte: ya sea pateando una pelota o viendo los partidos en un estadio.

Siendo el deporte más popular a nivel mundial, llamado por muchos como El deporte rey; alrededor de éste se despiertan pasiones, el encuentro de la familia, los amigos, con alegrías y tristezas.

Los espacios para vivir el fútbol deberían ser vistos y aprovechados como encuentros y de estrategias para la comunicación entre los padres y los hijos, además que en el deporte en general se aprende a afrontar y asimilar diversas situaciones como son el triunfo y la derrota, conocerse a sí mismos, por eso la importancia del apoyo de los padres para vivirlo en familia.

Celebrar el título de un equipo. Cantar una barra para alentar a su equipo favorito. Sí, esas son unas de las cosas que pasan cuando se va al estadio. Pero nada más agradable que poder compartir todas esas experiencias en familia.

Anécdotas, discusiones, apuestas y acuerdos, son algunas de las actividades que padre e hijo realizan en torno a un deporte: el fútbol.

Y es que el fútbol es algo más que un deporte. Es una actividad que invita a familias a compartir, haciendo un esfuerzo mayor y acudir al estadio a alentar juntos por el VINOTINTO Y ORO.

Este deporte, además de ser universal ayuda a afianzar los lazos familiares entre los padres y los hijos, ya que es en torno a este deporte que surgen muchas conversas, experiencias y anécdotas.

Y entonces suena más lindo poder gritar un gol del Deportes Tolima al lado del papá, cantar el himno nacional antes de iniciar el partido acompañado de la familia es más especial, discutir o sufrir con la pérdida del equipo pero al final poder abrazar al hijo toma un nuevo significado.

Es que cuando el fútbol se lo mira en familia, deja de ser solamente un deporte y se transforma en algo mucho más especial y une más. El medio que lleva a estar juntos es el amor al equipo PIJAO y la pasión por el fútbol.

Es el momento de asumir un compromiso de tolerancia, hermandad y respeto, el hincha es quien hace la diferencia sobre los demás, es el momento de ir al estadio y apoyar TU equipo.

Alienta tus ídolos, no los insultes, es ahí cuando se ve quien es el hincha verdadero.

Comentarios