Hablar de Marco Jhonier Pérez, es hablar de esfuerzo y dedicación ante la adversidad. Desde su llegada al equipo en 2014, ha tenido que luchar contra viento y marea, para lograr afianzarse y ser el goleador que todo esperan tener.

Llegó al profesionalismo a los 17 años, de la mano de Eduardo Pimental que le permitió unirse al Boyacá Chicó, donde se encontró con Alberto Gamero, quien fue su padre en el futbol. En el equipo de Tunja, llamaba la atención por su estatura, su potencia en los remates y su velocidad; allí logro ser campeón en 2008.

Después de esto, tuvo la oportunidad en el exterior, específicamente en Gimnasia y Esgrima de La Plata, en donde le costó su adaptación, pero aprendió y marcó 27 goles en su estadía en tierras gauchas (uno de los más recordados de chilena a Boca Juniors) para luego emigrar al Real Zaragoza de España donde apenas anotaría un gol.

Tras un paso fugaz por España, regresa a Argentina, esta vez a Independiente donde anotaría tres goles para después pasar a Belgrano para luego regresar a Colombia.

Independiente Medellín sería su nuevo equipo en el rentado nacional, al cual regresaba buscando retomar su nivel, marcando siete goles en 40 partidos jugados en un año y medio con el ‘poderoso’.

Su llegada al VINOTINTO y ORO se daría para el segundo semestre del 2014 bajo la dirección de Alberto Gamero que llegó con uno de sus jugadores de confianza para debutar celebrando un título en copa Colombia.

Su trayectoria con Deportes Tolima

 Debut:29 de junio, 2014. Derrota 2-1 contra Fortaleza FC en Bogotá por la Copa Colombia.

Desde su primer gol, el 9 de junio de 2014, en la goleada 3-0 ante Deportivo Pereira por Copa, ha marcado 76 goles con la camiseta del VINOTINTO y ORO, siendo el máximo goleador en la institución tolimense.

En su primer año, marcaria cinco goles en 23 partidos jugados; el 12 de noviembre se logra su primer título con los pijaos consagrándose campeón de la Copa Colombia 2014 luego de ganar en el global 3 a 2 contra Santa Fe, yéndose expulsado al final del partido.

En 2015, anota su primer gol ante Boyacá Chicó, el 31 de enero en su primer partido del año, que avizoraría los 14 goles en total que marcaría en los dos semestres del año, en 52 partidos jugados.

2016 no seria un gran año, puesto que apenas pudo marcar cuatro goles en 24 partidos disputados; marca el 13 de marzo su primer gol del año en la caída 2-1 contra el Atlético Junior, el 20 del mismo mes marca el gol de la victoria por la mínima en el clásico contra el Atlético Huila, marca el 2 de abril en el 2-1 sobre Envigado FC y el 9 de abril completa cuatro partidos consecutivos marcando en la derrota 3-1 en su visita al Cortuluá, siendo sus únicos goles del año por una lesión que lo tuvo un tiempo alejado.

A partir de aquí, el cambio fue notoria para Marco que nunca bajo los brazos a pesar de las adversidades y criticas que nunca fueron conscientes y olvidaron la persona, que está detrás de todo futbolista, así mismo su familia y cercanos que tuvieron que soportar y afrontar insultos y demás.

El 26 de febrero de 2017 anota su primer gol de la temporada para la victoria 2-1 ante Envigado FC. Se destaca su debut goleador en Copas Internacionales, esta vez en Sudamericana marcando en la victoria 2-1 ante Bolívar de Bolivia. Terminaría anotando 18 goles en el año, perdiendo la final del semestre B ante Independiente Santa Fe en El Campin.

Algunos llaman 2018 como el año de la consagración para Pérez, por sus 19 goles anotados. El 31 de marzo marca el primer gol del año en la caída 3-1 en su visita al Águilas Doradas Rionegro, vuelve a marcar el 14 de abril en la goleada 4 por 1 sobre La Equidad.

El 9 de junio marca el penal definitivo en la tanda de penales de la final del Torneo Apertura frente a Atlético Nacional en el Estadio Atanasio Girardot luego de haber ganado el partido 2 a 1 y empatado el global 3-3, consiguiendo la segunda estrella para el Deportes Tolima. Entre sus mejores temporadas se destaca la de 2018-II cuando superó el récord de Wilder Medina que en el finalización 2010 anotó 16 goles con 17 anotaciones que lo convirtieron en el jugador del Deportes Tolima con más anotaciones conseguidas en los torneos cortos.

Su presente

2019 arrancaría de la mejor forma con dos goles en el partido de ida de la Superliga al Junior en el Metropolitano de Barranquilla, pero luego en Ibagué sería el equipo de ‘Curramba’ quien levantaría la Copa. En su debut en Liga el 10 de febrero marca el gol de la victoria por la mínima de tiro penal contra Independiente Santa Fe. Fueron dos goles en SuperLiga, diez goles en Liga Águila y cuatro goles en Copa Libertadores, uno de ellos a Boca Juniors de Argentina en la ciudad de Ibagué en el empate 2-2. Los restantes fueron ante Jorge Wilstermann, empate a dos goles en el Manuel Murillo Toro y el último en Cochabamba ante Wilstermann en la victoria 0-2.

Ya son 76 goles que lo dejan como máximo goleador del equipo y que día a día sigue demostrando que el trabajo duro y la máxima entrega siempre da resultados.

Comentarios