Deportes Tolima se encariñó con la Copa

No se trata de jugadores o personas que vinculen la copa al licor, es a la competición que reúne los clubes de la A y la primera B, donde los pijaos ya tienen un titulo y en el 2015 el Atlético Junior se atravesó en la pretensión de repetirlo.

Tolima en Cajamarca (1)

Mucho se hablo con gran expectativa de los tres torneos del segundo semestre, la Copa Sudamericana, la Liga y la Copa Águila, ganar los tres es una tarea para verdaderamente un equipo súper poderoso, de presupuestos difíciles de tener en el continente y una nómina excepcional, pero competir en ellos esta dado o para los grandes o para un equipo como el Deportes Tolima que potencializa al máximo su talento humano para estar en los tres, y como gano la temporada 2014, su pretensión y su esfuerzo se vio a largo del presente año, como pedíamos y queríamos algunos, que no se mirara por encima del hombro este certamen, como ocurrió equivocadamente en el nacimiento del evento, donde se dejaron escapar posibilidades de mejor figuración.

29 de julio de 2015 Cajamarca.- Tolima derrotó 2-0 a Patriotas en el estadio Municipal de Cajamarca, en juego válido por los octavos de final de la Copa Águila 2015. (Colprensa-El Nuevo Día/Jorge Cuellar)

29 de julio de 2015
Cajamarca.- Tolima derrotó 2-0 a Patriotas en el estadio Municipal de Cajamarca, en juego válido por los octavos de final de la Copa Águila 2015. (Colprensa-El Nuevo Día/Jorge Cuellar)

El deportes Tolima de hoy piensa y ve la Copa Águila como empezó a denominarse este año, como una alternativa muy viable y muy clara para un certamen internacional, de hecho la Sudamericana la juega por esa razón ser el campeón de la copa Postobon 2014, no podemos esconder que es una manera de no alejarse del ámbito internacional, ser campeón de liga, o una excelente reclasificación dan libertadores, y esa es la lucha del día a día, de Enero a Diciembre, pero si no se alcanza ya que por delante en nuestro país se tienen otros conjuntos que le apuestan y están en la obligación de participar de estos certámenes y sumar estrella de liga, la copa es una forma de meterse al cuadro de campeones.

No es una invitación al conformismo, a la costumbre de pensar en la copa, la liga se debe disputar con todo, es a no perder del mapa un evento que ya nos sirvió de puente para seguir en la vitrina internacional.

La copa es oportunidades, y una de ellas este año fue Cajamarca para hablar de algo complementario como la sede de los partidos, podrá decirse y con razón que la cancha fue difícil y pequeña, pero nadie negara que el ambiente futbolero hizo evocar las mejores épocas de este deporte, cuando las familias y los hinchas se sentaban en la tribuna y no como va ocurriendo hoy en día, en las sillas de los centros sociales para ver la televisión, allí se volvió a ver y vivir el calor humano y fue una ganancia para el certamen, que nos regalo uno de esos partidos de alta recordación el 3 a 3 en el clásico regional, donde la remontada se recordara entre los partidos brillantes del equipo pijao.

Tolima en Cajamarca (2)

Uno de los que decididamente remarco la importancia del evento es el profesor Alberto Gamero, gracias a la copa se convirtió en el técnico que gano los dos certámenes Liga y Copa, pero antes de ocurrir esto vino con el propósito de alzar la Copa compartió y convenció al grupo de la idea y se dio la temporada anterior, y este 2015 intento la misma, podría decirse que la jugo como la Liga, con lo mejor y sin dejar de dar minutos a los jóvenes, como lo hace en los partidos donde solo intervienen solo los representativos de la A.

Año atípico no solo en liga, si no este de Copa que trajo como consecuencia de no poder usar el estadio Manuel Murillo Toro, el actuar en un municipio con sus ventajas y situaciones incomodas, y en la sede prestada de techo, hasta donde llego la ilusión de la actual temporada, que sabemos debió terminar de otra forma, ya que se podía ante el rival de turno el Junior, otra cosa fue lo sucedido en la cancha con dos expulsiones y lo que se vivió para el empate tiburón que siguió en camino.

Sera para el 2016 una nueva Copa y ojala para ese próximo año por venir,  se continúe con el cariño y la entereza de querer estar en el partido de la final, y claro tener en la vitrina una trofeo por patrocinador, campeón de la Postobon y de la Águila, un refajo gratificante, que de tanto tomarlo nos embriague, pero de títulos.

Comentarios